[Reseña] Nacidos de la bruma I: El imperio final de Brandon Sanderson, 2006 (en papel)

ficha6

9788466658898Autor: Brandon Sanderson
Editorial: Nova
Páginas: 663
Género: Juvenil, Fantasía épica
ISBN: 978-84-666-5889-8
Encuadernación: Tapa dura
Saga:  Nacidos de la bruma
Precio: $599.00

SInopsis2

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes y a su inmortalidad. Le ayudan <<obligadores>> e <<inquisidores>>, junto a la poderosa magia de la alomancia. Pero los nobles a menudo han tenido trato sexual son jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los <<nacidos de la bruma>> (mistborns). Ahora, kelsier, el <<superviviente>>, el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos, unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años, logren cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

yotelo2

Si han leído algo de Brandon Sanderson, sabrán que es una historia que vale la pena leer, en cada historia, él crea un sistema de magia distinto, con sus propias limitaciones; además aborda temas de fantasía, conflictos políticos, económicos y religiosos entre los personajes. Nada lo que sucede en sus libros es porque sí, todo tiene una razón de ser. Sanderson es una de las personas que antes de escribir una historia ya tiene pensado lo que quiere, el cómo inicia y cómo termina y los pasos que deben ocurrir en cada escena. Es capaz de asombrarte, de dejarte con la boca abierta y no dar nada por sentado

¿De qué trata la historia? El Lord legislador lleva gobernando a todos durante mil años, en este gran lapso de tiempo todo el sistema político está a cargo de la nobleza, que goza de muchos beneficios, aparentemente ‘todo’ es perfecto, claro, si eres de la nobleza, pero existe una clase baja que sufre, que es oprimida y vive en la absoluta tristeza y miseria, prácticamente son esclavos. En el caso de las mujeres, algunas sufren de abusos sexuales por parte de algunos nobles y obvio, las matan para no engendrar descendientes. Esta clase baja lleva por nombre ‘skaa’. Algunos skaa se dedican a ser sirvientes, ser obreros en plantaciones o cualquier trabajo duro, rudo y humillante, pero algunos se dedican al oficio y arte del robo. Estos ladrones trabajan en grupos pequeños o grandes, depende, y se dedican a timar a los nobles y repartirse las riquezas que obtienen.

No obstante, para que el Lord Legislador mantenga bajo control tanto a los skaa como a los nobles, tiene a ‘Obligadores’ e ‘Inquisidores’ que los vigilan y sí, los atrapan violando una ley, ellos reparten el castigo. Por años, los skaa han intentado rebelarse, pero cada intento ha fallado. Los nobles por ser ‘fieles’ al Lord Legislador fueron recompensados por este, algunos pueden tener aptitudes para el manejo y control de la magia.

La magia se maneja por medio de los metales, cada metal tiene una función en específico. Quién pueda dominar un metal se le conoce como un ‘brumoso’, mientras que alguien llega a dominar todos los metales es un ‘nacido de la bruma’.

Pero no todo puede ser perfecto en el imperio del Lord Legislador. Algunas mujeres skaa que han tenido un trato sexual con nobles, tienen bastardos, hijos ilegítimos que no tienen derecho a nada, pero, pueden adquirir la habilidad de controlar la magia de los metales. Existe la posibilidad de que se conviertan en brumosos o nacidos de la bruma…

Y es aquí donde comienza la historia. Nuestros protagonistas: Kelsier y Vin son dos ladrones skaa que tienen la habilidad de controlar los metales. Ninguno de ellos se conoce, pero el destino los junta y unidos con otros skaa igual a ellos, ayudaran al pequeño ejército de rebeldes skaa, a que el resto de la población se rebele contra el Lord Legislador y derroquen su imperio opresor.

El cómo se van dando los hechos es lo interesante. Habrá peleas épicas, intrigas políticas, infiltraciones dentro de la nobleza e inquisidores, bailes de galas en grandes casas nobles, el florecimiento de un amor, un ejército enorme a reunir y entrenar para la batalla y giros y giros inesperados dentro de este libro que te dejaran con la boca abierta, posiblemente, te saque una lágrima por la muerte de personajes entrañables y con ganas de seguir leyendo más de esta saga.

Como mencione, la magia se maneja por medio de los metales. Los brumosos o nacidos de la bruma ingieren los metales y los queman dentro de sus cuerpos, al hacerlo, adquieren una habilidad en específico:

  1. El Hierro tira de metales cercanos, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Atraedor.
  2. El acero empuja los metales cercanos, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Lanzamonedas.
  3. El estaño amplía los sentidos, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Ojo de estaño.
  4. El Peltre amplía las habilidades físicas, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Brazo de Peltre o Violento.
  5. El cinc aplaca las emociones. el brumoso que controla este metal, se le conoce como Aplacador.
  6. El latón enciende las emociones, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Encendedor.
  7. El cobre oculta la alomancia, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Ahumador.
  8. El bronce descubre la alomancia, el brumoso que controla este metal, se le conoce como Buscador.

¿Me gustó? Creo que ya quedo claro que me enamoró el libro.

¿Lo recomiendo? ¡Definitivamente! Si quieres leer un buen libro de fantasía, Branderson es la mejor opción, lo digo enserio, hasta el momento, no he leído ninguna reseña donde diga algo así: “Este libro no me gustó, no lo recomiendo”

extractos2

1.

Cuando llegó los otros habían advertido la retorcida columna de humo que apenas era ya visible con la luz de la mañana. Mennis no fue el primero en llegar a la linde de la pequeña altiplanicie, pero el grupo le abrió el paso. La mansión había desaparecido. Sólo quedaba de ella una huella negra y humeante.

—¡Por el Lord Legislador! —susurró Mennis—. ¿Qué ha pasado aquí?

—Los mató a todos.

Mennis se volvió. Quién había hablado era la hija de Jess. Contemplaba la casa destruida con una expresión satisfecha en su juvenil rostro.

—Estaban muertos cuando me sacó —dijo—. Todos ellos: los soldados, los capataces, los lores… muertos. Incluso lord Tresting y sus obligadores. El amo me había dejado y había acudido a investigar cuando empezaron los ruidos. Al salir, lo vi tendido en su propia sangre, con heridas de puñal en el pecho. El hombre que me salvó aplicó una antorcha al edificio cuando nos marchábamos.

—Ese hombre —dijo Mennis—, ¿tenía cicatrices en las manos y los brazos, hasta más arriba de los codos?

La muchacha asintió en silencio.

—¿Qué clase de demonio era ese hombre? —murmuró incomodo uno de los skaa.

—Un espectro de la bruma —susurró otro, al parecer había olvidado que Kelsier se había marchado de día. (p.24)

2.

Kelsier masticó feliz sus pastelitos.

—¿Cómo la descubriste? —preguntó entre bocados.

—Tu hermano —respondió Dockson—. Camon trató de engatusar a Marsh hace unos cuantos meses, y también llevo a la chica. Lo cierto es que el pequeño amuleto de la suerte de Camon está adquiriendo una fama moderada en los círculos adecuados. Todavía no estoy seguro de si Camon sabe lo que ella es o no lo sabe. Ya sabes lo supersticiosos que pueden ser los ladrones.

Kelsier asintió y se sacudió las manos.

—¿Cómo sabías que ella estaría aquí hoy?

Dockson se encogió de hombros.

—Unos cuantos sobornos en el lugar adecuado. Llevo vigilando a la chica desde que Marsh me la señaló. Quería darte la oportunidad de verla con tus propios ojos.

Al otro lado de la calle, la puerta del edificio del Catón se abrió al fin y Camon bajó a toda prisa la escalinata, rodeado de un grupo de <<sirvientes>>. La muchachita de pelo corto lo acompañaba. Kelsier frunció el ceño al verla. Caminaba ansiosa y dio un leve respingo cuando alguien hizo un movimiento rápido. Tenía la mejilla derecha todavía ligeramente lívida por un cardenal a medio curar.

Kelsier miró al engreído Camon. Tendré que idear algo adecuado para ese hombre.

—Pobrecilla —murmuró Dockson.

Kelsier asintió.

—Pronto se liberará de él. Es asombroso que nadie la haya descubierto antes.

—¿Tu hermano tenía razón, entonces?

Kelsier asintió.

—Al menos es una brumosa y, si Marsh dice que es algo más, me inclino a creerlo. Me sorprende un poco verla usar la alomancia con un miembro del Ministerio, sobre todo dentro del edificio del Cantón. Supongo que ni siquiera sabe que está utilizando sus habilidades. (p.51-52)

3.

—Incluso entre los nobles, Vin, la alomancia es moderadamente rara —dijo Kelsier—. Cierto, es una habilidad hereditaria, con la mayoría de sus linajes de poder reducido a la alta nobleza. Sin embargo, la casta por sí sola no garantiza fuerza alomántica.

>>Muchos altos nobles solo tiene acceso a una única hablidad alómantica. La gente así, la que solo puede emplear la alomancia en uno de sus ocho aspectos básicos, se llama brumosa. A veces estas habilidades las tiene un skaa… pero solo si ese skaa tiene sangre noble en sus antepasados cercanos. Por lo general se puede encontrar a un brumoso entre… No sé, uno de cada diez mil skaa mestizos. Cuanto mejores y más cercanos y más nobles sean los antepasados, más probable sea que el skaa sea un brumoso.

[…]

—¿Y tú padre, Vin? —preguntó Dockson.

Vin alzó la cabeza.

—Es un alto prelado del Ministerio de Acero.

Kelsier dejó escapar un silbidito.

[…]

—Entonces… ¿soy una de esas brumosas que has mencionado?

Kelsier negó con la cabeza.

—La verdad es que no. Verás, esto es lo que te hace tan interesante para nosotros, Vin. Los brumosos solo tienen una habilidad alomántica. Tú acabas de demostrar que tienes dos. Y, si tienes al menos dos de los ocho, entonces también tienes acceso al resto. Así es como funciona: si eres alomántico, o tienes una habilidad o las tienes todas.

Kelsier se inclinó hacia adelante

—Tu, Vin, eres lo que en términos generales se llama una nacida de la bruma. Incluso entre la nobleza, eres increíblemente rara. Entre los skaa… Bueno, digamos que solo he conocido a otro skaa nacido de la bruma en toda mi vida.

De algún modo, la habitación pareció más silenciosa. Más tranquila. Vin miró la jarra con ojos distraídos e incómodos. Nacida de la bruma. Había oído las historias, por supuesto. Las leyendas.

Kelsier y Dockson permanecieron sentados en silencio, dejándola pensar. Al cabo de un rato, ella habló.

—Entonces… ¿qué significa eso?

Kelsier sonrió.

—Significa que tú, Vin, eres una persona muy especial. Tienes un poder que la mayoría de los altos nobles envidian. Es un poder que, si hubieras nacido siendo aristócrata, te habría convertido en una de las personas más letales e influyentes del Imperio Final. —Kelsier volvió a inclinarse hacia delante—. Pero no naciste siendo aristócrata. No eres noble, Vin. No tienes que jugar según sus reglas… y eso te hace aún más poderosa. (p.71-72)

4.

—Bueno, ese es el inconveniente que tiene ir a volver a llenar la copa de vino.

La súbita voz hizo que Vin diera un respingo y se girara. Había un joven tras ella. Su traje no era el más bonito que había visto, ni su chaleco el más brillante. La casaca y la camisa le quedaban demasiado grandes e iba un poco despeinado. Llevaba una copa de vino y en el bolsillo exterior de su casaca se notaba un bulto: un libro demasiado grande para caber en él.

—El problema es —dijo el joven—, que regresas y descubres que te ha robado tu sitio favorito una chica guapa. Un caballero se iría a otra parte, dejando a la dama con sus meditaciones. Sin embargo, este es el mejor sitio del balcón, el único lugar que esta lo bastante cerca de una linterna para tener buena luz para leer.

Vin se ruborizó.

—Lo siento, mi señor.

—Ah, vaya, ahora me siento culpable. Todo por una copa de vino. Mira, hay espacio suficiente para dos personas aquí arriba…, échate un poco para allá.

Vin se detuvo. ¿Podía rechazarlo amablemente? Estaba claro que él quería que se quedara cerca. ¿Sabía quién era? ¿Debería tratar de averiguar su nombre para poder contárselo a Kelsier? (p.241-242)

5.

—La enseñaste demasiado bien, Sazed. En el futuro, Vin, tal vez deberías intentar ser un poco menos encantadora.

—¿Por qué? —preguntó Vin, tratando de ocultar su malestar—. Creía que queríamos agradar.

—No a alguien tan importante como Elend Venture, niña —dijo lord Renoux—. Te enviamos a la corte para que pudieras establecer alianzas… no armar escándalos.

Kelsier asintió.

—Venture es joven, elegible y heredero a una casa poderosa. Que tengas una relación con él podría crearnos serios problemas. Las mujeres de la corte sentirían celos de ti y los hombres mayores desaprobarían la diferencia de rango. Te apartarías de grandes sectores de la corte. Para conseguir la información que necesitamos, la aristocracia tiene que considerarte insegura, poco importante y, sobre todo, nada amenazadora.

—Además, niña —dijo lord Renoux—. Es improbable que Elend Venture tenga ningún verdadero interés en ti. Se sabe que es un excéntrico: no es descabellado que solo intente aumentar su reputación en la corte haciendo lo inesperado.

Vin sintió que su cara enrojecería. Puede que tenga razón, se dijo severamente. Con todo, no pudo dejar de sentirse molesta con los tres, sobretodo con Kelsier por su actitud desinteresada y desenfadada.

—Sí, —dijo Kelsier—, quizá lo mejor sea que evites a Venture por completo. Intenta ofenderlo o algo. Dirígele un par de esas miradas tuyas.

Vin miró a Kelsier.

—¡Esa, esa mirada! —dijo Kelsier con una carcajada.

Vin apretó los dientes, luego se obligó a relajarse (p.248)

6.

—No los ves como son, Vin. Un noble puede violar y asesinar a una mujer skaa una noche y ser alabado por su moralidad y virtud al día siguiente. Para ellos los skaa no son personas. Las mujeres nobles ni siquiera consideran que sus señores las engañan cuando se acuestan con una mujer skaa.

—Yo… —Vin no supo qué decir, cada vez más insegura. Esa era una parte de la cultura noble a la que no había querido enfrentarse. Las palizas tal vez pudiera perdonarlas, pero eso…

Dockson negó con la cabeza.

—Estas dejando que te droguen, Vin. Estas cosas son menos visibles en las ciudades porque hay casas de prostitución, pero los asesinatos siguen. Algunos burdeles usan a mujeres de muy pobre cuna, pero nobles. La mayoría, sin embargo, mata periódicamente a sus prostitutas para contentar a los inquisidores. (p.389-390)

7.

—¿Te has acostado alguna vez con una mujer skaa? —preguntó Vin.

Elend vaciló, sorprendido.

—¿De eso se trata? ¿Quién te lo ha dicho?

—¿Los has hecho? —exigió saber Vin.

Lord Legislador. Es cierto.

—Siéntate —dijo Elend acercándole una silla

—Es cierto, ¿no? —preguntó ella, sentándose—. Lo has hecho. Él tenía razón, todos sois unos monstruos.

—Yo…

Elend colocó una mano en el brazo de Vin, pero ella lo apartó, solo para sentir que una lágrima le corría por la cara y le manchaba el vestido. Se secó los ojos, ensuciando el pañuelo de maquillaje.

—Sucedió cuando yo tenía trece años —dijo Elend en voz baja—. Mi padre pensó que era el momento de que me convirtiera en <<un hombre>>. Yo ni siquiera sabía que iban a matar a la chica después, Valette. De verdad, no lo sabía.

—¿Y después de eso? —insistió ella, enfadada—. ¿A cuántas muchachas has asesinado, lord Venture?

—¡A ninguna! Nunca, Valette. No después de que descubriera lo que paso aquella primera vez.

—¿Esperas que te crea?

—No lo sé —dijo Elend—. Mira, sé que las mujeres de la corte suelen tachar a los hombres de brutos, pero tienes que creerme. No todos somos así. (p.399)

8.

—Iba a matar a Elend —dijo por fin.

Kelsier resopló, exasperado.

—¿A Elend Venture? ¿Arriesgaste tu vida… arriesgaste el plan, y nuestras vidas, por ese muchacho idiota?

Vin alzó la cabeza y lo miro a la cara.

—Sí.

—¿Qué pasa contigo, muchacha? —preguntó Kelsier—. Elend Venture no merece la pena.

Ella se levantó enfadada. Sazed retrocedió y la capa cayó al suelo.

—¡Es un buen hombre!

—¡Es un noble!

—¡Y vosotros también! —replicó ella. Agitó una mano, llena de frustración, señalando la cocina y la banda—. ¿Qué piensas que es esto, Kelsier? ¿La vida de un skaa? ¿Qué sabe ninguno de vosotros de los skaa? ¿Trajes de aristócrata, acechar a vuestros enemigos de noche, comidas completas y copas alrededor de la mesa con los amigos? ¡Esa no es la vida del skaa!

Dio un paso adelante, mirando a Kelsier. Él parpadeó, sorprendido del estallido.

—¿Qué sabes de ellos, Kelsier? —preguntó—. ¿Cuándo fue la última vez que dormiste en un callejón, temblando bajo la fría lluvia, escuchando al mendigo que tenías al lado toser de la enfermedad que sabías que iba a matarlo? ¿Cuándo fue la última vez que te pasaste toda la noche sin dormir, aterrorizado porque uno de los hombres de tu banda podía intentar violarte? ¿Te has arrodillado alguna vez, muerto de hambre, deseando tener el valor de acuchillar al bandido que tenías al lado, solo para poder quitarle su pedazo de pan? ¿Te has acobardado ante tu hermano mientras te golpeaba, agradecido todo el tiempo porque al menos tenías a alguien que te prestaba atención?

Guardo silencio, jadeando levemente. Todos la miraron.

—No me hables de nobles —dijo—. Y no digas cosas sobre gente que no conoces. No sois skaa: solo sois nobles sin título.

Se dio media vuelta y salió de la habitación. Kelsier la vio salir, aturdido, y la oyó subir las escaleras. Se quedó allí de pie, anonadado, sintiendo un sorprendente arrebato de culpa y vergüenza.

Y, por una vez, no supo que decir. (p.530-531)

librosde2

Nacidos de la Bruma:

  1. El imperio final
  2. Los pozos de la Ascensión
  3. El héroe de las eras
  4. Aleación de ley
  5. Sombras de identidad
  6. Brazaletes de duelo
  7. The lost metal (es un título provisional del próximo libro, aún no se sabe la fecha de publicación en inglés)

sobre2

Brandon Sanderson nació en 1975, en Nebraska, Estado Unidos de América. Actualmente vive Utah con su mujer Emily e hijos(as).

Algo curioso es que el pertenece a la religión: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mejor conocida como la iglesia mormona. Sí, más impresionante es saber que sus ideas no influyen en sus historias, lo cual doy gracias. El autor no enfoca la historia al amor como tema principal, la enfoca a la fantasía, a conflictos religiosos, políticos y económicos y a crear un sistema magia diferente en cada una de sus obras.

calific

5-Star

 

noolvides

Anuncios