El asesinato de Roger Acroyd (Agatha Christie, 1928)

Presentación

Hola a todos. Espero que se encuentren bien en esta nochecita que hace un particular frío como el que parece representarnos la novela que hoy converge como tema, El asesinato de Roger Acroyd. Debo confesar que fue una novela que me movió a pensar, me sacó de mi zona de confort para adentrarme en un mundo que para mí es un tanto desconocido que es el detectivesco. En este se dan cita diferentes personajes entre los que se cuenta Flora, Blunt, Raymond, Parker, Miss Russell, Úrsula, Ralph, Poirot entre otros más que tal vez no conviene a bien citar todos los nombres ya que son varios, y posteriormente ya los iré mencionando para que quedé clara su participación.

Cada uno de ellos tiene diferente personalidad y es menester a bien revisarla detalladamente y no fiarnos de las apariencias pues si algo puedo decir es que todos guardan un secreto, es algo además de lo que busca decirnos Agatha Christie en esta novela. En lo personal y como lo tendrán cada uno de ustedes pensarán que se trata de tal persona el asesino pero puede ser que se nos cambie de lugar y a la mera hora nos vayamos para atrás pues se trate de otra persona. El libro lo leí por el club de lectura “NEL” que se encuentra en Facebook y que pueden acceder desde aquí y la verdad es que me gustó, no es especialmente genial pero sí nos hace pasar un buen rato. En este sentido les recomiendo que si aún no han leído El psiconalista de John Katzenbach o Ángeles y Demonios o La fortaleza digital de Dan Brown no sé qué están esperando vayan a leer. Lecturas simplemente excepcionales, son de las que no te puedes mover de tu asiento, así sea la hora de dormir tú sigues y sigues hasta terminar si es posible.

Resultado de imagen para el asesinato de roger ackroyd

Reseña

El libro como ya lo he comentado no es malo pero tampoco espectacularmente bueno. Plantea un caso a resolver, ¿quién asesinó a Roger Acroyd en una fría noche como en la que escribo? ¿sucedió a la hora que se menciona? ¿conocemos a todos los integrantes, son de confiar? son muchas las preguntas que se pueden desenlazar y podemos quedar como desde el inicio, sin saber a quién apuntar. Y esto porque lo que nosotros haremos en la lectura es acompañar a un legendario detective llamado Poirot (de lengua francesa) en la averiguación que cierra completamente nuestra lógica y de pronto parece que no tiene cola para resolverse, pero paso a paso nos daremos cuenta de que la gran reputación de Poirot no es en vano y de verdad se va desenredando todo hasta que tengamos a nuestro culpable.

Al respecto del descubrimiento final sólo diré que es trágico y cómico, hecho que posiblemente a todos nos tomo de imprevisto. Particularmente de quién yo creía que se trataba la culpable era de Caroline -la hermana de Sheppard- pues según se iba mostrando el caso todo tenía que apuntar a alguien externo y suficiente inteligente, cualidades que supe apreciar en su persona. Al principio la novela me pareció aburrida pero posteriormente me iba decantando por lo que sería una persecución policial que supo ganar mi atención. Como ya lo he mencionado las personalidades son variadas y aquí no nos tenemos que ir a la dulzura que presenta Flora ni al misticismo que guarda Parker, en otras palabras no dejarnos guiar por nuestros prejuicios pues serán en los menos que debemos confiar en este caso donde nada es lo que parece.

Resultado de imagen para el asesinato de roger ackroyd

El escenario del crimen manifiesta a un hombre asesinado sentado en su silla con una expresión torcida por una daga que le atraviesa el corazón, con una caracterización de suplicar aún ayuda y sorpresa. El terror en los ojos, un sillón en una posición distinta a como se encontraba y una ventana abierta. Pocas son las pruebas que poco a poco se convertirán en muchas y que todas ellas dirigirán a un sólo personaje. En esa tesitura Agatha demuestra un aspecto interesante de este tipo de novelas que es ése efecto rompecabezas para resolver un caso que por supuesto no es nada despreciable al momento de hablar de literatura de calidad. Conforme estas se van aclarando Poirot enfrenta a cada uno de los personajes haciéndolos hablar de lo que han callado por mucho tiempo. Y aunque al principio no se tiene éxito llegarán personas al despacho del detective llorando y confesando, eso nos mantiene al pendiente y recrea nuestra imaginación frente a los hechos. Es como si la novela de verdad nos permitiera estar involucrados en ella y actuar y tener nuestro propio lugar reservado.

Son varias las novelas que he leído de este tipo y no es la mejor pero si ocupa un lugar regular. Me llama la atención para en un futuro poder leer algo más de Christie. Me gustaría conocer sus criterios sobre la obra. A ver qué tal les pareció y que mejorarían. En lo personal diría que el inicio no arranca muy bien, ya es hasta en capítulos siguiente que se puede enganchar al lector. La forma de elaborar los diálogos y redactar en primera persona tiene errores visibles que aún no se han corregido en la edición que leí (1928) pero se pueden corregir. A veces es importante señalar y anotar respecto de quién se está hablando pues en ocasiones no se sabe de quién se está hablando. El final es algo predecible pero no en su totalidad, guarda en ése sentido algo de originalidad, nos podemos imaginar de muchas personas, podemos sospechar y casi asegurar pero podríamos estar en un crucial error. Sería lo que yo señalaría.

La próxima lectura para el club es Yo, robot de Isaac Asimov por lo que espérenla muy pronto en este blog. Sigan al pendiente, es un libro con el que guardo muchas ilusiones. Mi calificación para el libro es 1 de 5 estrellas.

Resultado de imagen para el asesinato de roger ackroyd

Frases

  1. Cuando se tiene un pensamiento secreto, resulta extraño admitir que no se quiere confesar. El hecho de que otra persona lo exprese nos impulsa a negarlo con toda vehemencia. (p. 7)
  2. Seguro que, cuando una mujer llega hasta el extremo de cometer un asesinato, tiene la suficiente sangre fría como para disfrutar de su crimen sin dejarse dominar por el débil sentimentalismo que suponen los remordimientos. (p. 8)
  3. Se por experiencia que las mujeres que deciden suicidarse desean, por regla general, revelar el estado de ánimo que las lleva a cometer ese acto fatal. (p. 11)
  4. Caroline no opinaba como yo. Insistió en que, si el hombre fuese peluquero, tendría el cabello ondulado en vez de lacio. Todos los peluqueros lo tienen así. (p. 16)
  5. A propósito, querría hacerle una pregunta: sin duda conocerá a todos los habitantes de este pueblo. ¿Quién es el joven de cabellos y ojos negrísimos y hermoso rostro que anda con la cabeza echada hacia atrás y con una agradable sonrisa en los labios? (p. 18)
  6. —No, aunque es muy guapo para tratarse de un inglés, lo que las escritoras llamarían un dios griego. Hay algo en ese joven que no comprendo. (p. 19)
  7. Tal como mi nuevo amigo de la mañana había declarado, era extraordinariamente guapo, alto, bien proporcionado, dotado de la elegancia de movimientos del perfecto atleta, moreno como su madre, con un rostro de líneas correctas, tostado por el sol y casi siempre animado por una fácil sonrisa. (p. 20)
  8. —De todos modos —continuó Flora—, eso de dar tanta importancia a algo porque alguien lo ha llevado me parece una tontería. La pluma que George Eliot usó para escribir El molino junto al Floss1 no es más que una pluma vulgar. Si a uno le interesa George Eliot, ¿por qué no comprar El molino junto al Floss en una edición barata y leerlo? (p. 23)
  9. Era viernes por la noche y los viernes doy cuerda a los relojes de la casa. (p. 30)
  10. Esta vez la risa era más aparente, pero Blunt estaba ensimismado. —¿Recuerda usted a aquel individuo que vendió su alma al diablo para recobrar la juventud? Hay una ópera sobre esta historia.  —¿Habla de Fausto? —Eso mismo. Bonita historia. Algunos de nosotros lo haríamos si fuese posible. —Cualquiera diría, al oírle, que usted se cae de viejo —exclamó Flora entre irritada y divertida. (p. 62)
  11. —Voy a confesarle por qué me siento tan feliz esta mañana. Aunque me tache de mujer sin corazón, prefiero decírselo. Es porque ha venido el notario, Mr. Hammond. Nos ha hablado del testamento. El tío Roger me ha dejado veinte mil libras. Piénselo. Veinte mil hermosas libras. Blunt pareció sorprendido. —¿Tanto representan para usted? —¡Que si representan! Pues lo son todo: libertad, vida, el fin de tantas maquinaciones, mentiras y miserias. (p. 63)
  12. —¡Ah! ¡El dinero! Todas las desgracias del mundo son atribuibles a él, o a su carencia. (p. 68)
  13. —Todo el mundo tiene algo que esconder —dije, sonriendo. (p. 61)
  14. Conviene tener paz en casa a cualquier precio. (p. 81)
  15. Desde la infancia soy así. Me cuesta mucho creer en la maldad ajena. Pero, desde luego, no hay que olvidar que cuando era niño fue víctima de algunos ataques aéreos. Dicen que a veces los resultados tardan en manifestarse. Las personas no son responsables de sus actos, pierden el dominio sobre ellas mismos y no permiten que nadie les ayude. (p. 84)
  16. Ésta, por fea que sea en sí, es siempre curiosa y siempre resulta hermosa para el que la busca con afán. Tengo muchos años, mis facultades no son ya lo que eran. —Aquí esperaba a todas luces una contradicción—. (p. 86)
  17. Les femmes —generalizó Poirot— son unos seres maravillosos. Inventan, se dejan llevar de su fantasía y milagrosamente aciertan la verdad. Las mujeres observan de un modo inconsciente mil detalles íntimos, sin saber lo que hacen. Sus subconscientes añaden esas cositas unas a las otras y a eso le llaman intuición. Yo tengo mucha experiencia en psicología. Conozco bien todo eso. (p. 88)
  18. —Usted se burla de mí —contestó Poirot, sonriendo—. Tanto da. Algunas veces, los viejos nos reímos cuando los jóvenes inteligentes no tienen ganas de hacerlo. (p. 123)
  19. Habló con voz ahogada por los dedos—. No saben lo que mi vida ha sido desde que vine aquí. Deseaba cosas, hacía planes, mentía, hacía trampas, amontonaba las facturas, prometiendo pagar. ¡Oh! Me odio cuando pienso en ello. Eso es lo que nos unió a Ralph y a mí. ¡Ambos éramos débiles! Le comprendía y le tenía lástima porque en el fondo soy igual que él. No éramos bastante fuertes para luchar. Somos débiles, unos seres despreciables. (p. 127)

Ficha técnica

Autor: Agatha Christie
Título: El asesinato de Roger Acroyd
Editorial: Molino
ISBN: 84-272-8507-8
Páginas: 165

Anuncios

Calígula (Albert Camus, 1937)

PresentaciónResultado de imagen para caligula albert camus

La presente obra de teatro se menciona que es una de las primeras que escribió Albert Camus y en la que puedo decir hizo un trabajo excelente pues transmite el pensamiento camuseano de la mejor manera posible, todas aquéllas ideas y sensaciones difíciles de transmitir por fin pueden ver su forma en Calígula. Una obra que por supuesto hace referencia a aquel Calígula despreciable de la historia que fue gobernador romano, lo que hace Camus con Calígula es poetizarlo, dedicarle un poema y hacerlo obra teatral por lo que es una tarea magnánima. La verdad es que después de leer esta obra fue que me sentí más interesado por Camus. Posteriormente me sentí un tanto decepcionado cuando supe que Albert Camus era un fiel aficionado al fútbol. Pero en fin ése es otro tema que tengo que resolver y es de carácter personal.

Reseña

Además del protagonista Calígula, Camus nos presenta a otros personajes como Drusila, Cesonia, Helicón, patricios, nobles, etc. que participan de manera activa y a veces secundaria. Debo confesar que ya que Calígula es el protagonista es con quién más nos sentiremos influir pues la atención de Albert está puesta sobre él. Un joven incestuoso, pasional y melancólico (distinta la imagen de la que presenta Tinto Brass, 1979 en su película) que persigue los objetivos más altos de la humanidad cuando se ha dado cuenta de su vulnerabilidad como hombre y de lo transcendente de temas como la muerte. Calígula vuelve a nacer, o mejor debe decirse, un ser humano vuelve a nacer cuando ha sido consciente hasta sus últimas causas como hombre, esto es como una neblina que en un momento está y en otro ya no. Es lo que pasa con Calígula se ha dado cuenta de lo frágil de su existencia (pensamiento camuseano) y de lo imponente de lo absurdo y que tiene que salir de ello a como de lugar. Algo así como lo que sucede con Don Quijote de la Mancha, tiene que salir de su condición humana, buscar llenarle con fantasía, salir de la realidad, de un peso que pertenece a todos los hombres pero que sólo pocos son conscientes de ello.

Calígula recibe este nivel de consciencia no a partir de la muerte de su querida Drusila, sino de la contemplación del tema en relación a él, y es que de hecho se salió del castillo y se puso a deambular pensando en ello seriamente, toda la corte se encuentra buscando a Calígula y nadie sabe a dónde se pudo ir hasta que lo encuentran. Calígula ya no es el joven gobernador cínico de siempre sino uno que está impaciente, insaciable, incontenible por hacer saber sus sentimientos más intentos y vivirlos de ser posible hasta la eternidad misma. En este sentido el sentir de Albert Camus se hace ver con más fuerza, la necesidad de vivir, de encontrar un sentido lógico sin que la muerte tenga presencia, de disfrutar del entorno sin que haya un ingrediente que advierta la vulnerabilidad humana. Que al final de cuentas es lo que pasa con los escritores, se sigue escribiendo porque aún el problema fundamental de la humanidad no ha sido resuelto: la muerte. 

Resultado de imagen para caligula albert camus

Helicón y toda la corte tratan de controlarlo pero Calígula está fuera de sí, a veces eufórico a veces depresivo, por lo que deciden seguirle la corriente y es allí cuando comienza el clímax de la obra teatral. El joven Calígula nos dirigirá por sus pensamientos y es posible nos hará ver lo tentador de poder alcanzar la luna. Pensamiento sin igual que si sólo lo reflexionamos seremos capaces de comprender que cuando Albert Camus se refiere a la luna hace indicación de la inmortalidad, de la grandeza, de la solución de todos los problemas, de la admiración total. Pensamientos y sentimientos de poeta que podemos ver en Albert Camus y que han cambiado para siempre mi perspectiva hacia él. Calígula además de la luna busca la pasión, busca sentirse hombre a través de sus sentidos y no a través de medios aparatosos para conseguirlo o aparentarle que tiene placer, por lo que decide tomar concubinas de manera ilegítima para mí. Hecho que motiva a los patricios a planear la muerte de Calígula pues consideran que ha pasado los límites de lo que se le puede tolerar.

En ese sentido puede sostenerse algo que Sigmund Freud escribió en sus últimos escritos y es sobre la sexualidad humana que refiere que ésta no puede vivirse a cabalidad como lo quisieran los seres humanos debido a que si lo hicieran transgredirían cosas importantes (y que se han impuesto socialmente) como el incesto o filias. Albert Camus visibiliza a través de Calígula la condición sexual y la realización en el sentido que le conforma al hombre y que por no cumplirle vienen diferentes tipos de problemas, como el carácter, la represión, etc. Es otra de las cosas que yo puedo extraer y que son importantes en la obra de Camus. También Calígula hace referencias al gobierno como una forma políticamente correcta de robar para él, gobierno y robo son sinónimos. Es una obra estremecedora que a pesar de que se escribió en 1937 fue hasta muchos años después que se pudo concretar como una versión parecida a lo que se buscaba y que tuvo múltiples modificaciones. Fue publicada en 1945 y después en otras ediciones. La recomiendo ampliamente. Mi calificación es de 3 de 5 estrellas.

Resultado de imagen para caligula albert camus

Frases

  1. Tened en cuenta que la desgracia es como el matrimonio. Crees que has elegido y resulta que te han elegido a ti.
  2. Helicón:
    —¿Y cuál es esa verdad, Cayo?
    —(Calígula):
    —(Mirando hacia otro lado, con tono neutro. ): —Los hombres mueren y no son felices.
  3. No, Escipión, es la virtud de un emperador. (Se echa hacia atrás con un gesto de fatiga. ) Por fin entiendo la utilidad del poder. El poder brinda una oportunidad a lo imposible. A partir de hoy, y en lo sucesivo, mi libertad dejará de tener limites.
  4. Un senador se hace en un día, un trabajador cuesta diez años.
  5. Calígula:
    —De ese olor a humo y a árboles que asciende entonces de la tierra hacia el cielo nocturno.

    El joven Escipión: (entregado):—… El canto de las cigarras y el declinar del calor, los perros, el rodar de los últimos carros, las voces de los granjeros…

  6. Resultado de imagen para caligula albert camusCalígula:
    —¿Adónde vas, Helicón?

    Helicón: (Desde el umbral):
    —A buscarte la luna.

  7. Y desesperar a un alma joven es un crimen peor que todos los que ha cometido hasta ahora.
  8. Quereas (sin inmutarse):
    —¿Conocéis la frase favorita de Calígula?

    El viejo patricio: (Apunto de llorar):
    —Si, la que dice al verdugo: «Mátalo lentamente para que sienta cómo muere»

    Quereas: —No, otra mejor. Después de una ejecución, suelta un bostezo y dice muy serio: «Lo que más me admira es mi insensibilidad».

  9. Amar a una persona es aceptar envejecer con ella.
  10. La gente cree que un hombre sufre porque su ser amado muere de súbito. Pero su auténtico sufrimiento es menos fútil: sufre porque se da cuenta de que tampoco la pena dura.

Ficha técnica

Autor: Albert Camus
Año: 1937
Editorial: Alianza Editorial
Título: Calígula
ISBN: 9788420636962
Precio: $150 pesos mexicanos

RESEÑA: El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez, 1961 (en papel)

fichablog11elcoronel.pngEl coronel no tiene quien le escriba
Gabriel Garcí
a Márquez

Idioma: Español
Páginas: 99

sinopsisblog1El título resume prácticamente el argumento de esta novela de Gabriel García Márquez, publicada en 1961. El coronel (su nombre y apellidos nos son desconocidos, pues el autor siempre lo llama “el coronel”), hombre de buena fe y bastante ingenuo, vive en su pueblo esperando recibir el aviso de que le han concedido la pensión a la que tiene derecho por haber servido en su juventud a las órdenes de Aureliano Buendía (que será uno de los personajes más recordados de Cien años de soledad).

La espera dura desde hace quince años, durante los cuales el coronel no ha dejado de ir a contemplar todos los viernes la llegada de la lancha que trae el correo y la distribución del mismo, llevándose cada vez una decepción.

En el transcurso del último año, desde que su hijo Agustín murió acribillado a balazos mientras repartía propaganda clandestina, el coronel y su esposa, enferma de asma, se han visto obligados a vender los pocos objetos de valor que tenían para poder subsistir. Subsistir ellos y el gallo, animal de pelea, herencia de su hijo, por cuya culpa éste murió, según afirma la madre, pues fue en la gallera donde lo mataron.

Pero para las peleas, en las que esperan poder ganar mucho dinero, aún falta tiempo, y la situación es cada día más angustiosa. Enterado el coronel de que por la venta del animal puede obtener hasta novecientos pesos, decide venderlo. Pero cuando lo ve actuar en los entrenamientos siente que no puede desprenderse de él y renuncia a su venta.

Ante las protestas de su mujer, que alega la posibilidad de que el gallo sea vencido y no ganen un peso, y ante la pregunta de ella: “Dime, qué comemos”, el coronel responde: “Mierda”, palabra con la que termina el relato. La narración, muy corta (no llega a las cien páginas de letra grande) tiene un argumento muy sencillo. Lo que confiere calidad a la obra es la descripción de su tipos: el coronel, su esposa, el médico, don Sabas (el hombre más rico del pueblo). También el ambiente, mitad real, mitad fantástico, que impregna toda la obra de García Márquez, le confiere una atmósfera de sutil poesía.

yotelablog1Esta historia (que es la primera que he leído de García Márquez) me parece muy interesante (el estilo, sobre todo que es parecido a autores como Bruno Traven, Juan Rulfo, Carlos Fuentes, Claudia Celis… la trama, los paisajes…). La historia va (como el título lo enuncia) de un Coronel (que muy ciertamente no tiene nadie quien le escriba) a quien las cosas le han resultado muy mal, el cuento comienza diciendo que su hijo Agustín murió en una gallera, y por si esto no fuese suficiente desgracia, durante 15 pinches años se la pasa yendo cada viernes a la orilla del mar para conocer si le ha llegado un correo en el que se le informe de su pensión (que viene del trabajo que, en su juventud, desarrolló junto a Aurelio Buendía).

Este no llega, y ello no es lo peor per se sino que junto a su esposa, se están muriendo de hambre. Con lo que a esta situación implica varias opciones/recursos ya no les cuentan, han ido, a lo largo de los 15 años, vendiendo todos sus bienes (aunque no sé porqué no trabaja el coronel…); de lo único que les viene quedando (de valor) es el gallo de Agustín. Un día, Don Sabas (el que tenía más dinero del lugar) le dice al Coronel que si vende el gallo le darían novecientos pesos, sin embargo el Coronel hasta el último momento se opuso a vender el gallo (aquí se podría especular en torno al afecto al hijo…) pues según le metería a peleas de gallos y de allí se solventaría económicamente junto a su esposa (había días enteros que no habían comido). El tiempo va pasando y la situación se hace más compleja, os invito a que le lean, es muy breve.

EXTRACTOSBLOG1

  1. El coronel comprobó que cuarenta años de vida común, de hambre común, de sufrimientos comunes, no les había bastado para conocer a su esposa. Sintió que algo había envejecido también en el amor. (Frase aportada por Madel Adara, se desconoce la página)
  2. Los gallos se gastan de tanto mirarlos. (p. 5)
  3. «Desde que hay censura los periódicos no hablan sino de Europa», dijo. «Lo mejor será que los europeos se vengan para acá y que nosotros nos vayamos para Europa. Así sabrá todo el mundo lo que pasa en su respectivo país.» (p. 16)
  4. —La lluvia es distinta desde esta ventana —dijo—. Es como si estuviera lloviendo en otro pueblo. (p. 25)
  5. —La ilusión no se come —dijo ella.
    —No se come, pero alimenta —replicó el coronel—. (p. 28)

SOBREBLOG1

(Aracataca, Colombia, 1927 – México D.F., 2014) Novelista colombiano, premio Nobel de Literatura en 1982 y uno de los grandes maestros de la literatura universal. Gabriel García Márquez fue la figura fundamental del llamado Boom de la literatura hispanoamericana, fenómeno editorial que, en la década de 1960, dio proyección mundial a las últimas hornadas de narradores del continente.

gabo.jpgEn todos ellos era palpable la superación del realismo y una renovación de las técnicas narrativas que entroncaba con la novela europea y estadounidense de entreguerras (Kafka, Joyce, Proust, Faulkner); García Márquez sumó a ello su portentosa fantasía y sus insuperables dotes de narrador, patentes en la obra que representa la culminación del realismo mágico: Cien años de soledad (1967). (biografiasyvidas.com)

CALIFICACIONBLOG1

2 de 5

Reseña: Pioneros (1913) de Willa Cather

pioneros.jpgPioneros
Willa Cather

Editorial: Alba Editorial
ISBN: 978-84-9065-093-6
País:
Idioma: Español

Páginas: 272
Precio:

Situada en una pequeña localidad de Nebraska a finales del siglo XIX, « Pioneros » relata una historia de inmigración y supervivencia cuya figura central es Alexandra, una valiente joven, que a la muerte de su padre, se hace cargo de la familia y consigue sacar adelante sus tierras desafiando las convenciones sociales sobre el papel de la mujer.

Yo te lo recomiendo porque…

Ésta es la lectura que nos tocó en el bimestre pickwicksista. Ha sido la lectura que combatió frente a El molino de Floss (1860) de George Elliot. En lo personal voté por éste último, por el nombre me dejé guiar, esperemos que en la próxima votación se pueda dar la revancha, aunque nunca se sabe y salga lo que salga el placer es leer clásicos, aunque la novela nos pueda llevar al éxtasis es importante mencionar que la realidad de la cual se basó Willa Cather para escribirla tiene matices tristes, grises, oscuros. No nos encontramos leyendo una vida, sino más bien muchas, que no necesariamente terminaron bien en la vida real. Ahora bien, dando paso a la novela «superficialmente» se encuentran hechos muy bellos, por ejemplo, la lucidez con la que Cather describe a sus personajes estadounidenses tradicionales. Casi, casi, parece que podemos adivinar sus facciones. Aquello mechones rojos saliendo de la corona trenzada en la cabeza de Alexandra, aquella cabellera rubia de Emil, los ojos de girasoleros de Marie, los músculos de Oscar y aquella palidez de Lou. Otra cuestión es la ambientación sobre las historias, nos arropa con la prenda larga que usan, nos ilumina con el arder de la leña, del sol, de las vacas, del canto de los pájaros. Más también nos hizo llorar con aquellas tazas de jengibre a medio tomar, aquellas despedidas, aquellos sueños de nosotros identificados con los personajes y que no se concluyen, aquellos gritos desgarradores y verdades que resonarán en próximas lecturas que tengamos. Por último, aquellos romances vivos, Marie y Frank, Emil y Marie, Carl y Ale. Muy particulares/especiales. Si algo le podría reprochar a la autora es lo inconcluso que llegan a ser las historias, me dejó intrigado, y creo que varios más pickwicksistas, con lo que sigue. De pronto ya son mayores y ya han acontecido muchísimas cosas que uno tiene que forzar de veces. Me recordó a obras como Los miserables (1862) de Victor Hugo, Donde empiezan los sueños (2012) de Lisa Kleypas, Canek (1942) de Ermilo Abreu Gómez…

La historia comienza con el sueño heredado de los Bergson, una familia ranchera estadounidense de Nebraska, que al igual que muchas familias, busca ser feliz económica, política y filosóficamente. John Bergson es a quién podemos tomar como ejemplo. Ésto a pesar de que cuando llegó junto a su esposa era un lugar cuasi desértico. Buscaba que en un futuro sus hijos pudieran ser felices, no meramente estancarse, sino realizar una carrera y triunfar como los citadinos. Más primero el reto es explotar de lo que disponían. Existen bajas y altas, aunque con el tiempo son más bajas que altas. La familia se comienza a desesperar, todxs prácticamente lo hacen, muchas familias venden sus tierras y algunos hasta las abandonan, parecía que estaban bajo una maldición, todo iba bien hasta cuando llegaba el momento de recoger la cosecha, nada más nada. Sus esfuerzos y tiempo tirados a la basura. Con el tiempo las cosas dan giros, John muere y se quedan sus tres hijos a cargo directamente de su madre, al parecer enferma. No saben qué hacer, no entienden porqué les está ocurriendo esto. Lou y Oscar, piensan que es mejor largarse de allí, más Ale piensa que no se ha terminado todo. Cabe decirse que ella siempre fue como su padre, idealista y trabajador. La madre sólo les dice que si se marchan la dején, ella quiere morirse allí, sí ya sé cruel :c. Bueno, Ale da muchas vueltas en su cabeza para saber cómo salir de aquel hollo en el que se encuentran. Tirando a que no sea la única opción salirse de allí decide juntar experiencia, sale de su casa muy de temprano y encuentra a la ciudad, allí platica con las personas sobre lo que le sucede, particularmente con un joven universitario (al parecer agrónomo) que le da consejos de permanencia y explotación de sus tierras, es más le dice cómo debe hacerle para que se hagan ricos con el pasar del tiempo. Alexandra muy animada llega a su casa y les platica a su familia. También aparece Emil sólo que no lo he mencionado, es un niño pequeño… en ese entonces. Sobre lo que pueden hacer, sus hermanos al verse sin opción y sin habilidades deciden hacer caso a las ilusiones de Alexandra. Ésta fue una brillante decisión ya que las cosas comienzan a salirles de forma fenomenal. Al pasar del tiempo se van haciendo más y más ricos, es más las tierras de sus vecinos ya tienen su apellido, Bergson. 

Carl Linstrum era un vecino prodigioso tiempos atrás, me refiero a cuando parecía que los ranchos iban en ascenso, también era amigo de Alexandra. Se encontraron en una tienda y desde allí se comenzaron a hablar y salir. Alexandra como siempre fue muy enfocada, disciplinada, no dio lugar al enamoramiento, cosa que sí hacia Marie Tovesky (una chica de su edad de ambos approx. muy guapa pero peligrosa…); por lo que ser pareja nunca estuvo en agenda cotidiana. Pasado el tiempo tras las crisis Carl se termino yendo, y ese dizque romance parecía más lejano que nunca. Alexandra, como ya les contaba, trabajo fuertemente para que su apellido brillará (¡qué bella chica!), Lou, Oscar y Emil hacian lo que les ordenaba, con base a ello se debía su éxito. No recuerdo si fue Lou ó Oscar quién contrajó matrimonio, pero a partir de allí se dio una división. Y no solamente afectiva sino también de bienes y trabajo. Emil quedó a la responsabilidad de Alexandra, Lou y Oscar trabajaban por su cuenta, con sus propios trabajadores y salarios, etcétera. Ivar es un personaje del que desconfiaban muchos rancheros, creían que estaba enfermo, embrujado, y muchas cosas feas. Lo que no sabían es que Ivar necesitaba mucho amor y atención en realidad, curaba a los caballos de todos, era un empleado, de hecho el preferido de Alexandra.

Marie Tovesky contrajó matrimonio con Frank Shabata (un señor que anteriormente había sido muy guapo…). Ellos parecían enamorados, sin embargo, en su vida de pareja les iba muy mal. Él desconfiaba mucho de ella y ella sólo estaba con él por costumbre. Emil, quién parecía un chico reservado, es quién tendrá algo que ver aquí amorosamente. Les dejó esa duda para que lean la novela muajaja 3:). Lo que sí les digo es que no todo termina bien por acá, hay alguien que se va a prisión, eso es lo que les suelto.

Ya para terminar, os quiero contar que Alexandra Bergson, con cuarenta años, mucho miedo, dolor, decepción, pero también gozo, magnificencia, esplendor, se casa con el amor de sus sueños, literalmente. Es una historia que les va a gustar.

Frases

[…] los caballos esforzados, los hombres cansados; las largas carreteras desiertas, tristes llamaradas del ocaso, desvaneciéndose, el cielo eterno, inmutable. Frente a todo ello, Juventud, refulgente como las rosas silvestres, cantando como las alondras sobre los campos arados, brillando como una estrella en el crepúsculo; juventud con su insoportable dulzura, su acuciante necesidad, su intenso deseo, cantando y cantando, con los labios del silencio, en el anochecer de la tierra […] (p. 9)

A ambos lados de esta carretera se extendían sin orden ni concierto dos hileras de edificios de madera; los almacenes de abastos, los dos bancos, la botica, la tienda de ultramarinos, la cantina y la estafeta de correos (p. 14)

También él se sentía solo (p. 22)

Cuando sea mayor, yo también treparé a coger las gatitas de los niños (p. 27)

Enfrentándose con aquella inmensa dureza se había vuelto tan amarga la boca del muchacho; porque sentía que los hombres eran demasiado débiles para dejar su huella allí, que la tierra quería que la dejaran tranquila, quería conservar su implacable fortaleza, su belleza de una índole salvaje y peculiar, su melancolía sin interrupciones (p. 28)

Pero no habría querido tener aquella juventud otra vez, aunque hubiera podido, ¡desde luego que no! Conocía demasiado bien el final para desear empezar de nuevo. Sabía adónde iba a parar, dónde terminaba todo (p. 41)

La gente dice que a veces va por ahí corriendo y aullando de noche, porque tiene miedo de que el Señor lo aniquile. Madre piensa que debe de haber hecho algo muy malo (p. 49)

A los cerdos no les gusta estar sucios (p. 66)

Los colonos se sentaban en las aceras de madera de la pequeña ciudad y se decían unos a otros que aquella tierra no estaba hecha para ser habitada por los hombres; lo único que podían hacer era volver a Iowa, a Illinois, a cualquier lugar que hubiera demostrado ser habitable (p. 69)

A Ivar no le gustan las moradas humanas, de modo que Alexandra le ha acondicionado una habitación en el establo, donde está muy cómodo, cerca de los caballos y, como él dice, lejos de las tentaciones. Nadie ha descubierto jamás cuáles son (p. 115)

Que la gente diga lo que quiera, y nosotros seguiremos viviendo como mejor nos parezca (p. 123)

La libertad significa muy a menudo que a uno no lo necesitan en ninguna parte (p. 157)

Tal vez no habría sido nunca blanda, de todas formas, pero desde luego no fui yo quien eligió ser así (p. 215)

Creo que preferiría no haber vivido para descubrir lo que he descubierto hoy (pp. 216-217)

¡Pecado y muerte para los jóvenes! (p. 323)

Cuando se cierran los ojos de la carne, se abren los ojos del espíritu (p. 327)

Sobre el escritor…

Willa.jpgDe nombre Wilella Sibert Cather, estudió en la Universidad de Nebraska. Marchó a Pittsburg, trabajando como editora en The Home Monthly y en The Pittsburg Leader. Tras un año en Washington, trabajando como profesora de una escuela secundaria, se trasladó a Nueva York, para trabajar en la editorial de McClure´s Magazine, abandonando su trabajo para dedicarse a la escritura. Obtuvo el Premio Pulitzer en 1923 con Uno de los nuestros. Fue Doctor Honoris Causa por numerosas universidades americanas. (lecturalia.com)

 

Calificación

2 de 5.jpg